7 claves de un Plan de Emergencia

Artículos periodísticos
5/5 - (1 voto)

Cada comunidad está obligada por ley a contar con un Plan de Emergencia para enfrentar
siniestros; sin embargo, esta exigencia legal muchas veces es dejada de lado o postergada
por los comités de administración y en caso de existir a veces la comunidad no coopera.
Como AGACECH AG es nuestro deber insistir en la importancia de contar con esta
herramienta.

Por Paula Avilés Villagra

Hace pocas semanas, un incendio afectó a un edificio en la zona de Independencia. El
fuego se desencadenó en el piso 11, hubo que evacuar a más de 1.000 personas durante
la noche y tuvieron que concurrir 12 compañías de bomberos para controlar la situación.
Bomberos NO pudo utilizar la red seca y tuvo que recurrir a un plan B.

Un siniestro de este tipo es la pesadilla de cualquier comunidad y de toda administración.
Anticiparse, tener protocolos de acción y mantener la infraestructura en buen estado no
es sólo un acto de lógica y buena voluntad del Comité de Administración, sino que la ley
de Copropiedad Inmobiliaria (19.537), en su artículo 36, obliga que todo condominio debe
tener un plan de emergencia para enfrentar eventos catastróficos como incendios,
terremotos y otros.

El comité de administración es el que debe convocar a un Prevencionista de Riesgos para
elaborar un Plan de Emergencia, que debe contemplar que hacer antes, durante y
después del siniestro. Dicho documento debe ser aprobado por la comunidad en una
Asamblea Extraordinaria y entregado a las unidades de Carabineros y Bomberos más
cercana, junto con los planos del condominio. Este último paso también es un trámite
exigido por la ley.

Jeannette Sepúlveda Durán – Ingeniera en Prevención de Riesgos– quien hace varios años
asesora a condominios y edificios comenta que a pesar es una obligación legal contar con
un Plan de Emergencias, muy pocas comunidades cumplen con los estándares requeridos.
“Según mi experiencia, al menos, un 90% de los edificios no tienen Planes de emergencias.
Muy rara vez, me encuentro con un edificio y/o condominio que tiene un plan guardado
por ahí y siempre muy desactualizado, además cuando hablo con conserjes y/o personal
de aseo e incluso el Comité y los Administradores no tienen idea si hay un Plan de
emergencias en el recinto. Creo que el gran problema es que tener un Plan de
Emergencias no es una prioridad”, comenta la ingeniera.

Jeanette Sepúlveda enfatiza que “los planes de emergencia permiten ordenar las acciones
que cada persona debe realizar cuando se genera un siniestro, de esta forma será mas
seguro y sencillo actuar de manera correcta, evitando que la situación sea más grave para
todos”.

María Amelia Rodríguez, administradora y miembro de AGACECH, comenta que “la
primera dificultad con la que se encuentra el administrador, es que los Comité de
Administración no tienen conciencia de son ellos los responsables de crear o gestionar un
Plan de Emergencia y, por lo mismo, lo delegan a la administración. La segunda dificultad
con la que me he encontrado es que creen que es de poca utilidad, no le toman el peso.
Lo mismo sucede con la comunidad, la que no se involucra en la puesta en práctica, en los
simulacros y el plan termina siendo letra muerta”.

A pesar de que la realidad puede ser adversa, la tarea del administrador es comunicar de
la mejor manera posible a la comunidad el plan e igualmente cumplir con la capacitación
del personal. “Conserjes y personal de aseo son personas claves para que se realice una
correcta y rápida evacuación del inmueble, y yo siempre recomiendo que su capacitación
en este tema sea mensual”, comenta la Ingeniera en Prevención de Riesgos.

María Amelia Rodríguez dice que además de la capacitación es muy importante realizar las
mantenciones de la infraestructura de emergencia: “que la señalética sea clara y visible,
ya que es una herramienta realmente útil en caso de evacuación. Revisar los extintores,
que deben estar en cada piso, que las alarmas de incendio funcionen, lo mismo que los
sensores de humo. Todo se debe chequear periódicamente”.

“Si se cumplen todas las etapas anteriores: tener un Plan de emergencias actualizado,
difundirlo, entrenar al personal y a residentes (posibles líderes por piso), y la identificación
y evaluación de posibles riesgos que puedan generar una situación de emergencia, se
podrían salvar al 100% todas las vidas de los ocupantes de un edificio”, dice Jeannette
Sepúlveda.

Y María Amelia Rodríguez añade que: “Hay que insistir en generar conciencia en que los
siniestros pueden suceder y personas tienen que entender que cuando viven en altura,
tienen el deber de preocuparse, porque aunque generemos todas las mantenciones,
siempre hay posibilidades de un accidente”.

7 Puntos claves de un Plan de emergencias.

La ingeniera en Prevención de Riesgos, Jeanette Sepúlveda, nos señala cuáles son los
factores que debe contemplar un correcto Plan de emergencias.

1. Se debe observar y analizar el edificio, tanto a nivel externo como interno, para
identificar los elementos que podrían generar riesgos adicionales en caso de una
emergencia así como también posibles zonas de reunión (zonas seguras). Hay que revisar
escaleras de evacuación en buen estado, vías de evacuación libres de obstrucciones,
verificar que exista señalización para vías de evacuación, luminarias de emergencia
funcionando al 100%, alarma de incendio funcionado, extintores, red húmeda y seca todo
funcionando al 100%.

2. Revisar el estado de las instalaciones de gas, electricidad y agua.

3. Establecer la forma en que se avisará una emergencia ya sea alarma, megáfono u otro,
de manera que todos los residentes y trabajadores del edificio estén al tanto del
procedimiento.

4. Disponer de trabajadores (Conserjes) organizados y adiestrados que garanticen rapidez
y eficacia en el control de emergencias. Ellos son los principales actores.

5. La comunidad debe tener un croquis o plano de la edificación a disposición de todos los
residentes para disponer de forma grafica la información del plan, ubicación, salidas de
emergencias, extintores, ubicación de las zonas seguras, puntos de encuentro, etc.

6. Ideal que Conserjes –quienes serán líderes en caso de una emergencia– tengan un
registro de residentes que requieren de mayor asistencia como personas de la tercera
edad, personas con alguna discapacidad, con movilidad reducida o postrados.

7. Difusión y evaluación del Plan de emergencias entre Trabajadores y residentes.